miércoles, 6 de octubre de 2010

La Oración: Una alternativa a la preocupación

De la oración en Mateo 6:9-13, hoy puntualizamos el vers. 11:

Danos hoy nuestro pan cotidiano
Pensemos en las siguientes 3 palabras: “Danos”, “Hoy” y “Pan”.

Danos”: es pedir, es reconocer que todo proviene de Dios. Pedir pan promueve la gratitud de nuestra parte. Pedir también produce humildad. Hay quien dice: “Todo lo que tengo lo gané con el sudor de mi frente”- mostrando incapacidad de reconocer al que le da salud, capacidad de trabajo y prosperidad.

Hoy”: Para avanzar en la vida necesitamos vivir el “hoy”. Las decisiones se toman en el presente. Las alegrías se disfrutan hoy. Tengo que esforzarme en lo que hago hoy. Si quiero acercarme a mi esposa/o, hijo/a, padre o madre, es hoy que puedo hacer algo. Lo pasado pasó y el futuro no está en mis manos. Solo tengo el hoy. Vivir en el pasado o en el futuro nos inmoviliza, nos succiona las energía que podríamos usar para vivir el presente. Jesús dice: “No se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes” (Mateo 6:34)

Pan”: En esta palabra podemos incluir todo lo que poseemos, o más bien, “todo lo que necesitamos”. Cuando pedimos algo a Dios debemos tratar de diferenciar entre lo que “queremos” y lo que “necesitamos”. Asi que, no nos preocupemos, sino depositemos nuestras cargas delante de Dios.

El apóstol Pablo nos dice: “No se inquieten por nada, más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.” (Fil.4:6,7)

Daniel Martin, pastor.
Reflexión del día 10/06/10

No hay comentarios.:

Publicar un comentario